Currículo basado en conceptos, conocimientos y habilidades

Conciliación entre conceptos, conocimientos y habilidades.

­Currículo basado en conceptos, conocimientos y habilidades: ¿Cómo lograr el balance?

Identificar el enfoque curricular de nuestra escuela es la primera tarea en el esfuerzo por balancearlo. El balance asegurará la suficiente atención a los conceptos, conocimientos y habilidades. Cualquier desbalance, para uno u otro lado, podría resultar perjudicial. Así por ejemplo, una currícula basada fuertemente en conceptos y experiencias conceptuales, aunque significativas e interesantes, con poca profundización en conocimientos, resulta vacía, pobre, sin respaldos factuales ni especialización disciplinaria. De igual manera, un currículo en donde predomina la adquisición del conocimiento, sin espacio para el entendimiento conceptual, resulta memorístico y poco saludable para el desarrollo de habilidades.

¿Pero qué quiere decir todo esto de los conceptos, conocimientos y habilidades? Repasemos estos términos:

Conceptos: Ideas sin tiempo (atemporales), ni espacio. Transportables entre áreas/asignaturas de estudio, y en muchos casos, transportables a nuestro quehacer cotidiano. Ejemplo, la autonomía, la adaptación, la conexión, etc. Un concepto puede servir como estructura, enfoque y objetivo de un estudio, al tratar de entender cómo lo encontramos en diferentes temas y hechos (conocimientos). Por ejemplo. enfocarnos en el concepto de autonomía mientras investigamos las luchas por independencia, la autonomía buscada por el individuo al salir del núcleo familia, etc.

Conocimientos: Datos (hechos, fechas, números) que guardamos sobre temas y subtemas, y que tienen un tiempo y un espacio establecido. No son transportables. Por ejemplo, el conocimiento que podemos guardar sobre las luchas de conquista y de independencia a través de la historia universal, en la cual encontraremos lugares, fechas, acciones y personajes.

Habilidades: Acciones que un individuo puede realizar, y que puede aplicar tanto en entornos académicos, como cotidianos. Por ejemplo, las habilidades de indagación, que van desde la búsqueda de información temática, hasta la búsqueda del mejor lugar para vivir. Por esta misma razón, podemos decir que las habilidades, al igual que los conceptos, son también transportables.

Los tres tipos de escuelas

Conocidas las nociones sobre conceptos, conocimientos y habilidades, veamos tres claros ejemplos de escuelas cuyos enfoques curriculares se decantan en estos, ya sea intencionada o inintencionadamente.

Escuela A:

Los maestros programan indagaciones y presentaciones dirigidas por los estudiantes. Éstos deberán llenar hojas de trabajo o folletos con preguntas ya establecidas (información por completar, o llamada también indagación de confirmación). En esta escuela se mide la cantidad de conocimientos adquiridos (o memorizados), mediante exámenes estandarizados (mensuales, bimestrales, etc.). Muchos estudiantes terminan olvidando lo memorizado o repasado al terminar el estrés del examen, o simplemente porque el conocimiento entra en desuso sin un verdadero análisis, entendimiento o conexión entre todos los hechos. ¿A qué se decanta el enfoque curricular de esta escuela?

Escuela B

Los estudiantes están expuestos a experiencias que deben reflexionar. Sus actividades son más manuales o creativas, orientadas a entender conceptualmente, aunque sin datos o información que las respalde o fundamente el argumento o pensamiento del estudiante. ¿A qué se decanta el enfoque curricular de esta escuela?

Escuela C

El colegio se mueve a través de una secuencia de habilidades establecidas. El maestro modela la investigaciòn, el parafraseo, el resumen, la presentaciòn. Lo màs importante es adquirir habilidades, y si se puede, estos atraerán los conocimientos. ¿A qué se decanta el enfoque curricular de esta escuela?

Entonces, ¿identificas los enfoques curriculares de estas escuelas? Las respuestas a continuaciòn

Respuestas:
Escuela A: Currículo basado en conocimientos
Escuela B: Currículo basado en conceptos
Escuela C: Currículo basado en habilidades.

Una alternativa

Escuela D:

El colegio tiene una coherente secuencia de habilidades para cada grado curricular. Estos están emparejados con los variados conocimientos que el estudiante ha de explorar, investigar y profundizar. El estudiante es requerido analizar una serie de conceptos y entendimientos (grandes ideas) durante todas sus experiencias educativas, además de ser capaz de definir conceptos y transportarlos a diferentes situaciones. ¿A qué se decanta el enfoque curricular de esta escuela?

Respuesta:
Escuela D: Este enfoque curricular no se decanta a ningún elemento en especial. Se mantiene un balance entre conceptos, conocimientos y habilidades. La atención de uno de ellos no menoscaba en la profundización de los otros. La prevalencia e importancia de estos tres elementos son iguales. El enfoque curricular es equilibrado.

¿Y cómo podemos encontrar este equilibrio?

Si necesitas mayor ayuda en ello, te invito a contactarme a victorlaurel@gmail.com. Podemos organizar juntos talleres o conferencias educativas que nos ayuden a equilibrar nuestra currícula de acuerdo a las normas que establecen nuestros programas educativos o las exigencias públicas.

¿Qué opinas del post? ¿Qué cambió en ti? Cuéntanos.