Cómo dar feedback efectivo a tus estudiantes

Cómo dar feedback online.

Dar feedback o retroalimentación posibilita (en teoría) la superación académica de nuestros estudiantes. No obstante, su mala praxis con tendencias al criticismo y la vergüenza pública puede mostrar un efecto contrario: inseguridad, frustración y rebeldía.

Por otro lado, un feedback efectivo (positivo y útil), en cualquiera de sus formas (escrita, verbal o no verbal) permite a nuestros estudiantes no solo una genuina superación académica, sino también una actitudinal. Veamos cómo funciona esto mediante las 9 claves para un feedback efectivo a continuación.

Las 9 claves para dar un feedback efectivo a tus estudiantes

1. Inicia el feedback con un acierto

Encuentra un aspecto positivo en el trabajo o desempeño de tu estudiante, aunque fuera el más mínimo. Esto permitirá una mayor apertura suya a tu apreciación.

Ejemplos:

  • Argumentaste tus razones basadas en tu indagación: ¡muy bien!
  • Estuviste muy enfocado en tu lectura: eso te ayuda a comprender mejor el tema.

2. Atiende dos criterios máximo en cada feedback

Marsano (2016) sostuvo que las evaluaciones deben contemplar un máximo de tres o cuatro criterios que los estudiantes puedan atender en una misma actividad. No obstante, para términos de un feedback efectivo, procura establecer un máximo de dos criterios en los que enfocarse. Esto evitará que el estudiante sienta “un cúmulo de críticas” al momento de recibir feedback.

Ejemplo:

De la siguiente rúbrica, plantea ante tus estudiantes que el feedback se enfocará en el parafraseo y la información. Sin embargo, remárcales que, aún así, ellos deberán también atender a las convenciones ortográficas.

Rúbrica simplificada

Por tal motivo, prioriza las habilidades o conocimientos clave para tu curso. Resalta o marca con ellos los criterios a tomar en cuenta durante el feedback.

Revisa nuestro artículo sobre las rúbricas simplificadas.

3. Sé descriptivo y concreto a la vez

Términos como ¡eres un genio!, ¡qué maravilloso! o inténtalo otra vez no resultan útiles; no detallan aciertos ni errores. Por ello, debes especificar la acción concreta que llevó al éxito, o la que el estudiante necesita desarrollar para lograrlo. Para hacerlo, puedes usar dos viñetas (o guiones) con no más de dos oraciones por cada una. Esto hará que tu feedback sea más fácil de entender.

Ejemplo:

  • Citaste gran variedad de datos para fundamentar tus argumentos: ¡buen progreso! (Elogio).
  • Procura emplear mayores conectores para dar mayor elegancia a tu redacción. (Correción). ¡Tú puedes! (Elogio).

Este es un ejemplo del “sándwich de feedback” (Reynolds, 2018): elogio, corrección, elogio.

4. Dales los recursos necesarios

Adjúntales links, guías o materiales de estudio. Sugiéreles estrategias, asesorías o consejerías que les permitan superarse para una próxima entrega.

Recuerda siempre proveerles de modelos o ejemplos (desarrollados por ti) de trabajos de la más alta y la más baja puntuación. Esto les ayudará a saber cómo deben hacer y qué deben evitar.

5. Da un feedback oportuno y consistente

Procura hacerlo durante la actividad, o lo más pronto posible posterior a esta. Taylor (2019) estableció que para las tareas cortas el tiempo de entrega debería ser de uno a dos días posterior a estas; y para las largas, alrededor de una semana.

Sé consistente: no pierdas oportunidad para demostrar a tus estudiantes que sus mejoras importan. Reúnete con tus colegas de grado y coordinen habilidades y conocimientos en común en los que desde sus disciplinas se enfoquen y evalúen a través del tiempo. No los pierdan de vista.

6. Procura la privacía del feedback

Incluso cuando sea constructivo, nadie quiere sentirse “observado” o “juzgado”, mucho menos en público. Por ello, procura que tu feedback (escrito, verbal o no verbal) sea lo más privado posible. De ser necesario, reúnete con tus estudiantes en conferencias de uno a uno. Asimismo, bríndales espacios para que libremente acudan a estas, comentándoles que estás disponible para clarificar cualquier duda antes, durante o después de clase.

“Felicita en público y corrige en privado, pero sin hacer daño”: querrás leer este interesante artículo escrito por Valeria Sabater.

7. Practica el feedback con tus estudiantes

Permíteles practicar el feedback entre pares mediante estrategias como las escaleras de feedback y las dos estrellas y un deseo (pronto publicaremos más al respecto). Recuérdales dar siempre un feedback constructivo de dos características clave:

  • Positivo: que tome en cuenta lo bueno y las sugerencias a considerar.
  • Útiles: que resalten los aciertos y las acciones a tomar.

Asimismo, puedes invitar a otros maestros, autoridades o especialistas a tu aula: el feedback de un jurado invitado es perfecto motivador para la superación estudiantil.

¿Y que tal si permitieras que tus estudiantes sean jurado de tu desempeño profesional? Un feedback suyo te brindaría luces de tus aciertos y puntos de mejora. Una detección oportuna podría ahorrarte una observación futura. Por ello, formula una lista de preguntas sobre tu clase, y permíteles responderlas de manera anónima.

8. Tomen apuntes para y durante el feedback

Prepara un registro anecdotario sobre el desempeño académico y actitudinal de tus estudiantes. Tenlo listo para una eventual conferencia de uno a uno. Y asegura que tus estudiantes preparen y tengan al alcance también el suyo, aunque con su cuaderno de apuntes bastaría. El feedback que registren los ayudará a enfocarse y esforzarse durante una próxima actividad.

Alguna plataformas y aplicaciones como las de Google (Classroom, Documentos, Presentaciones y Hojas de Cálculo) ofrecen la opción a comentarios, respuestas y repositorios. Estas tecnologías pueden ahorrarles tiempo.

Revisa nuestro artículo sobre la toma de apuntes.

9. Muestra y fomenta una buena actitud

Muéstrate siempre positivo, sobre todo durante el feedback verbal. Sonríe incluso cuando no haya mayor razón para hacerlo; tu sonrisa y soporte podría ser la única luz que vieran tus estudiantes, además de ser el mejor feedback no verbal. Recuerda que las circunstancias (y diferencias) en cada uno de ellos son única, sobre todo en la coyuntura de la pandemia. Fomenta esta misma actitud en la ejecución del feedback entre pares.

Conclusión

Por lo expuesto, podemos establece que un feedback efectivo:

  • fomenta el compromiso y la acción del estudiante para con su propio aprendizaje;
  • promueve los lazos de respeto y aprecio maestro – estudiante, y por supuesto, entre pares; y
  • refuerza la idea de una auténtica comunidad de aprendizaje.

¿Quieres conocer más sobre herramientas y estrategias puntuales para un feedback efectivo? Contáctanos.

Pronto publicaremos al respecto.

Referencias:

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Obtén actualizaciones y entérate de lo mejor

Más por explorar

Cómo hacer charlas-entrevistas online.
Indagación

Cómo hacer charlas-entrevistas online

Aprovecha el potencial de las plataformas de videoconferencia para invitar a especialistas a tu aula mediante las charlas-entrevistas online.

¿Quieres incrementar el potencial de tu institución educativa?

Déjanos una línea y matengámonos en contacto