Altas expectativas: qué son y cómo establecerlas

Altas expectativas
Altas expectativas: un salto de lo simple a lo extraordinario. (Imagen fuente)

¿Qué son las altas expectativas en la educación?

Discernamos a partir de estos ejemplos:

Ejemplo 1:
Son las 8 de la mañana, y Mr. Kilmki acaba de entrar al aula. Sabe qué es lo que debe hacer hoy. Está muy ansioso por terminar el día, así que solo dejará que éste discurra, cumpliendo con las lecciones de clase. Los alumnos completan las hojas de trabajo que Mr. Kilmki había alistado la noche anterior, tomándola de los archivos de años pasados. Al término de la clase, Mr. Kilmki colecta las hojas y las lleva a casa para revisarlas apenas se de el tiempo. Al siguiente día, después de revisarlas rápidamente, las reparte a sus estudiantes y se alista a cumplir con lo que sigue en la planificación.

Ejemplo 2:

Mr. Malcolm acaba de entrar al aula. Sus estudiantes aún no llegan, pero él ha puesto en sus mesas unas hojas de trabajo que había preparado la noche anterior. Sabe que éstas retarán a sus estudiantes a analizar, a pensar, a registrar y fundamentar sus conclusiones. Espera a sus alumnos a la entrada, a quienes saluda e invita a comenzar a leer las hojas que tienen sobre sus mesas. Los alumnos leen enfocados en el interesante tema. Mr. Malcolm proyecta el tiempo que queda para terminar la lectura. Al término les comenta cuán asombrado quedó con el trabajo de la semana anterior, y que por ello confía y sabe que en éste también destacarán. Anota cuál es el objetivo de la lectura, qué deben hacer con ella, y sobre todo, a qué debe asemejarse sus resultados, por ejemplo, les recuerda que deben seguir la regla de 3-5 para otorgar suficientes argumentos a su posición respecto al tema. Para recordarles cómo realizar la argumentación, Mr. Malcolm modela el proceso en la pizarra, pensando en voz alta sobre las razones de por qué debemos esforzarnos en clase. Mientras los estudiantes escriben sus argumentos, Mr. Malcolm camina de mesa en mesa, observando con maravilla cada trabajo, felicitándolos por los excelentes trabajos, los conectores empleados, las lógicas; pero también tiene una observación que les hace saber: “podemos encontrar siempre un argumento más.” Llegar y exceder el 3-5. Los estudiantes, voluntariamente y confiados en que pueden hacerlos, se montan a la carga para encontrar y escribir un argumento más.

Pues bien, ¿cuál de ambos maestros trabaja en base a altas expectativas para con sus estudiantes? ¿Cuáles son las características de estas altas expectativas?

¡Bien! Es Mr. Malcolm. Él trabaja tomando en consideración los siguientes detalles para un enfoque en altas espectativas:

#1. Tomar en cuenta que los niños pueden lograrlo

Considerar que los niños están natural y cotidianamente expuestos a entornos en donde se presentan mayores oportunidades para desarrollar sus capacidades de pensamiento (críticas, de postura, etc.),comunicación, de socialización, entre otras. Es por tanto que esperar de ellos el mismo proceso y producto que de niños de hace 5 o 10 años atrás es subestimar sus capacidades.

#2. Recordarles sobre sus capacidades y sobre lo que esperamos de ellos

En base a anteriores éxitos, pequeños o grandes, recordarles cuán bien trabajan y logran hacerlo. Sobre todo es recordarle lo que esperamos de ellos, estableciendo criterios claros de logro o progreso, es decir, exactamente cómo se ve lo que estamos esperando de ellos. Revisar sobre la elaboración de rúbricas simplificadas puede ser útil para esto.  

#3. Celebrar y ofrecer feedback cuando sea necesario.

Destacar cuán indagadores son, cuán buenos escritores demuestran ser, cuán buenos oradores han sido. Hacerlo es reforzar la seguridad de nuestros estudiantes para futuros retos. Y recuerda de no olvidar nuestras sugerencias a manera de feedback, de lo contrario no estamos trabajando en base a altas expectativas, ni permitiendo a nuestros estudiantes crecer. Pero recuerda que nuestro feedback debe ser adecuado, destacando primero el esfuerzo y lo logrado, para primero ofrecer las sugerencias necesarias. Por ejemplo: “Me encanta cómo emplearon los signos de puntuación en casi todas situaciones. Aún debemos recordar que estos signos siempre van pegados a la primera o última palabra de una oración.” (Más detalles sobre el feedback en el libro próximamente a publicarse, El corazón y la esencia del Constructivismo).

#4. Ofrecer estrategias para un mejor trabajo, modelándolas nosotros mismos.

Es importante enseñar a aprender. Investigar en estrategias, trucos, accesos rápidos, atajos (o hacks, como ellos puedan llamarles) para que nuestros estudiantes alcancen la balla de las altas expectativas . De igual importancia es saber modelarlas frente a clase, con pasión, pensando en voz alta, con ayuda de uno, un par o la totalidad de nuestros estudiantes. (Más sobre el modelaje en libro mencionado).

#5. Establecer altas expectativas para con nosotros mismos y nuestro propio trabajo

Exigirnos como maestros. Saber que podemos hacer mucho más allá de lo ya hecho en años anteriores. Saber que aquello anterior es perfectible. Saber que podemos dejar todo en el campo al igual que nuestros estudiantes están dispuestos a hacerlo, en un entorno donde la autoexigencia es natural y deleitable.

Nota:

El establecimiento de altas expectativas puede aplicarse a los aspectos académico y conductual de los estudiantes. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que un un enfoque mayor en las expectativas conductuales podrían “crear una cultura de cumplimiento y pasividad,  (más) que una cultura de pensamiento (Ritchhart, Church, & Morrison, 2011, p. 240). Es necesario ser cuidadosos y mesurados en las expectativas conductuales, confiando el desempeño conductual en el grado de interés y concentración que nuestros estudiantes puedan demostrar para con nuestras actividades.

Referencias:Ritchhart, R., Church, M., Morrison, K. (2011). Making Thinking Visible. How to Promote Engagemente, Understanding, and Independence for All Learners. San Francisco, CA: Jossey Bass

¿Qué opinas del post? ¿Qué cambió en ti? Cuéntanos.