Actividades manuales vs. actividades intelectuales

Actividades manuales y actividades intelectuales.
¿Las actividades manuales pueden ser también actividades intelectuales? (Imagen fuente).

¿Actividades manuales o intelectuales? ¿Cuál desarrollar?

¿Cuán suficiente es basar nuestras clase en torno a experiencias interesantes? ¿Cuán significativas son estas actividades interesantes en términos de entendimientos?

Nada es más divertido para nuestros estudiantes (y gratificante para nosotros, los maestros) que armar un diorama, una maqueta, un modelo, una pintura, un juego o una actuación para abordar una lección de clase. La felicidad en sus ojos, el grado de ocupación y concentración de los niños, además de la rapidez con la que el tiempo se va, tanto que sentimos que nos faltan las horas para poder completar todas las actividades bonitas que hemos programado, nos da una percepción de realización y logro profesional. La cuestión es, tras haber concluido la actividad, ¿qué aprendizaje o entendimiento han obtenido los estudiantes de ésta?

Veamos dos clases y sus respectivos enfoques de aprendizaje:

  • Ms Loli ha decidido abordar el tema de ecosistemas mediante la creación de dioramas, donde los niños, en bases a sus conocimientos previos, crean lindos animales en plastilina que terminan presentando ante sus compañeros, tras tres sesiones de clase. 
    ¿Cuál es su objetivo?
  • Ms Nati desea que sus estudiantes entiendan la interdependencia de un ecosistema y el funcionamiento de una red y cadena alimenticia. Desea que deduzcan qué es lo que pasa cuando alguno de sus elementos (flora o fauna) se extingue. Para esto, decide trabajar en base a una hoja de trabajo y una diapositivas donde mostrará numéricamente la cantidad de depredadores y presas que nacen, con el cual se conserva un equilibrio ecológico -un concepto que descubrió que también podrían los niños analizar-. Llegado el momento, expondrá el caso en el que una de las presas disminuye hasta desaparecer. Solicitará a los estudiantes argumentar las consecuencias de esta desaparición. Al final, mostrará a todas las presas y depredadores en una especie de red (red alimenticia), resaltando entre ellas una cadena alimenticia. Por último, los estudiantes elaborarán conclusiones finales (mediante redacciones o dibujos bien argumentados) que los estudiantes desplegarán en los murales de clase. Tras ejecutar la clase, la cual le tomó solo dos sesiones, los estudiantes trajeron a discusión el peligro de la extinción y la importancia de la conservación; dos elementos que mis Loli no había tomado en consideración. 
    ¿Cuál es el objetivo?

Pongamos las cosas en perspectiva con un cuadro comparativo:

  Ms Loli Ms Nati
Planificación y objetivos Comenzó a planificar en base a lo que creía ser más divertido para los estudiantes, en el cual empleen sus conocimientos previos.
Objetivo: Ninguno realmente significativo. Solo demostrar conocimientos previos y demostrar el arte de los estudiantes en un total de 3 sesiones -prolongado para algo poco significativo.
Comenzó planificando en base a un objetivo claro*: lograr que los estudiantes entiendan la interdependencia de un ecosistema, la red y la cadena alimenticia. Este objetivo le ayudó a saber exactamente qué tenía que hacer para lograrlo.Además durante la planificación basada en objetivos, apareció la posibilidad de analizar y comprender el concepto de equilibrio ecológico. Tras dos sesiones, y sin planificarlo, los estudiantes elaboraron deducciones sobre la extinción y la conservación.
Cualidad del interés en la actividad Los estudiantes se muestran muy felices de desarrollar la actividad manual y mostrar su arte. Los estudiantes se muestran muy enfocados en analizar y deducir sobre los conceptos y conocimientos explorados.
Cualidad del aprendizaje Los estudiantes solo lograron aplicar y compartir sus conocimientos previos, además de repasar sus habilidades artísticas. Los estudiantes reflexionaron sobre las consecuencias que implica la extinción dentro de la red alimenticia de un ecosistema.

Conclusiones:*Revisar la planificación inversa del Understanding by Design (UdD).

Queda claro entonces cuál de ambas clases está basada en actividades manuales, sin objetivos claros y significativos, y cuál en actividades intelectuales, con objetivos de entendimiento.

  • Ms Loli: Basada en actividades manuales (Wiggins y McTighe, 2005).
  • Ms Nati: Basada en actividades intelectuales (Ibid.).

¿Pueden los estudiantes desarrollar actividades manuales o divertidas, las cuales sean a su vez actividades intelectuales?  (Revisa también: ¿Debo emplear siempre hojas de trabajo para realizar actividades intelectuales?)

Desde luego que se puede tener actividades manuales/divertidas e intelectuales a la vez. Solo es cuestión de considerar un objetivo claro y significativo (importante de entender/aprender) de la actividad. La planificación invertida es útil en la creación de estas actividades: revísalas aquí.

Esto es lo que miss Loli pudo haber considerado en su actividad:

Los niños crearán dioramas sobre distintos ecosistemas en base a sus conocimientos previos. Luego investigarán qué otros animales pueden incluir en el diorama. Identificarán y agregarán flechas en sus dioramas que indiquen las relaciones en la cadena alimenticia. Concluyen exponiendo sus dioramas y entendimientos a la clase.

Nuevamente, cabe señalar que la planificación  invertida es mejor a la hora de pensar en objetivos de aprendizaje, porque nos permite saber qué queremos lograr con antelación, antes de esperar a que nuestros estudiantes logren entender algo de las actividades que “casual” y “ciegamente” planificamos o implementamos con el modelo tradicional. Esto evitará las malas prácticas del ir por las ideas tardías del “oh, y por cierto…” descritas por Erickson, Lanning y French (2017).

Notas:

  • Las actividades manuales promueven en su mayoría la creatividad, la ocupación, la exploración y la agudeza motora.
  • Las actividades intelectuales promueven el entendimiento mediante objetivos claros. Para lograrlas, es necesario pensar a través de la planificación invertida del Understanding by Design (UbD).

Referencias:

  • Wiggins, G. y McTighe, J. (2005). Understanding by Design (2da. Ed.). Virginia, Estados Unidos: Association for Supervision and Curriculum Development.
  • Erickson, L, Lanning, L. y French, R. (2017). Concept Based-Curriculum and Instruction for the Thinking Classroom (2da. Ed.). Londres, Reino Unido: Corwin.

1 comentario en “Actividades manuales vs. actividades intelectuales”

¿Qué opinas del post? ¿Qué cambió en ti? Cuéntanos.